CONTENIDO


Diabetes

ENFRENTAR LA DIABETES

 

Por Reina Delgado Lander

 

“La insulina es una hormona segregada por el páncreas, la cual funciona como una llave que abre las células del cuerpo para que ingrese el azúcar de la sangre y aporte energía, de manera que cuando no hay insulina suficiente o su funcionamiento es inadecuado, el cuerpo lo hace saber con la aparición de la diabetes”, puntualizó inicialmente Natalia Elías, médica endocrinóloga y diabetóloga del Hospital Británico de Buenos Aires.

 

Agregó que la diabetes tipo 1, generalmente, se diagnostica antes de los 30 años y ocurre cuando el páncreas no puede producir más insulina. “La diabetes tipo 2, por lo general, se manifiesta después de los 40 años, pero también puede afectar a personas más jóvenes. En muchos casos, está vinculada con el sobrepeso: el páncreas produce insulina, pero las células tienen resistencia a esta. En otros casos de  diabetes tipo 2, el páncreas se sobre exige y deja de producir insulina. Es una enfermedad crónica y solo es curable para algunos pacientes que se someten a trasplante pancreático”.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Se diagnostica a través de una simple extracción de sangre, donde se constata la glucemia elevada. Otro estudio que se puede solicitar es la hemoglobina glicosilada, la cual es el promedio de la glucemia de los últimos 3 meses.

 

Los síntomas que hacen sospechar que el paciente presenta diabetes son:

 

  • Orina excesiva (poliuria)
  • Pérdida de peso
  • Sed intensa (polidipsia)
  • Hambre constante
  • Cansancio
  • Disfunción sexual

 

¿Cómo se trata? ¿Ha habido algún avance de la ciencia

en cuanto a tratamiento en los últimos tiempos?

 

El tratamiento de la diabetes tipo 2 consiste principalmente en los cambios del estilo de vida y la actividad física. El paciente debe recibir  insulinosensibilizadores, hipoglucemiantes orales y otros fármacos que ayudan al organismo a aprovechar la insulina propia. En algunos casos de diabetes tipo 2, se requieren aplicaciones de insulina. Actualmente hay insulinas con mayor duración de acción y menor riesgo de hipoglucemia (descenso de azúcar).

 

 

La diabetes tipo 2 se puede prevenir si:

 

  • Evitamos el sobrepeso.

 

  • Realizamos actividad física regularmente para mantener niveles adecuados de glucosa en sangre y bajar de peso.

 

  • Consumimos una alimentación saludable en la cual se incorporen alimentos con bajo contenido graso: frutas, verduras, carne desgrasada, pollo y pescado.

 

  • Evitamos la ingesta de alimentos con alto contenido graso, como papas fritas, helado, mayonesa, manteca, salchichas y chocolate”.

Vale acotar que con el paso del tiempo, los niveles de glucosa elevados pueden causar complicaciones crónicas que afectan algunos órganos como los riñones, nervios, pies, ojos y el corazón.

 

 

La educación como elemento diferenciador

 

Una de las medidas que puede tomar una persona que ha sido diagnosticada con diabetes es dejarse llevar de la mano por un educador en diabetes.

 

Conocimos a Bernard Villegas, enfermero y educador en diabetes del Hospital de Niños JM De Los Ríos y del Centro Médico Docente La Trinidad, en Caracas, quien dijo: “La preparación que obtenemos los Educadores en diabetes está basada siempre en la evidencia científica y centenares de estudios realizados a nivel mundial, donde se demuestra cómo los cambios en el estilo de vida de una persona que empieza con la condición de diabetes, mejora drásticamente su estado de salud físico y mental”. 

 

“Educar en Diabetes –dice Villegas- es brindarle el conocimiento sobre su condición a la persona que la padece, que sea un experto en el concepto, que se convierta en el manipulador de su propio tratamiento, que inicie su propia manera de mejorar su estilo de vida y que por sí mismo evite caer en complicaciones innecesarias”.

 

Asegura que lo más grave de padecer la condición es la no aceptación y la no adherencia la tratamiento, pues sostiene que la falta de educación y conocimiento para manejar la condición es lo que conlleva a complicaciones graves de salud, tanto físicas como emocionales, que se pudiesen presentar en un futuro.

 

“Tener diabetes no es el final de la vida, todos saben que es la continuación de la vida misma, con experiencias nuevas y valiosas para su cuidado. Si tienes diabetes no te descuides, acude a tu médico y tu nutricionista especializados; si aún no tienes educador, busca uno y conversa con él, te aseguro que te hará mucho bien. No elegiste tener Diabetes. Si llegó a ti, demuéstrale que eres tú quien manda”, reflexionó el educador.

 

 

Dra. Natalia Elías

Endocrinóloga y diabetóloga

 

Lic. Bernard Villegas

Educador en diabetes

@cuidandodeladiabetes

 

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *